Tipos de tratamiento

TRATAMIENTO A DEMANDA

Es el tratamiento utilizado una vez que se ha producido la herida o hemorragia. En este caso si fuera necesario el factor, éste se administra en la dosis y periodicidad adecuada para detener la hemorragia.

TRATAMIENTO EN PROFILAXIS

Se trata de la administración del factor de coagulación varias veces a la semana para mantener unos niveles aceptables y constantes de factor. Este tratamiento puede iniciarse desde los primeros años de vida, antes de que se puedan iniciar hemorragias repetidas en las articulaciones, y entonces se le llama tratamiento profiláctico primario.

¿Qué es la Profilaxis?

La profilaxis en hemofilia se basa en la observación clínica de que los enfermos con déficit moderados de factor VIII o factor IX no tienen hemorragias frecuentes y principalmente porque no suelen desarrollar patología articular severa.

Mediante la administración de dos o tres dosis semanales de factor, es posible mantener unos niveles plasmáticos mínimos superiores al 1 -3%. Con ello se consigue la protección necesaria para prevenir hemorragias espontaneas o secundarias o traumatismos leves.

Tipos de profilaxis

  • Profilaxis primaria: Tratamiento periódico continúo iniciado antes de la segunda hemorragia en una articulación
  • Profilaxis secundaria: Tratamiento periódico continúo iniciado después de dos o más hemorragias en articulaciones mayores, pero antes de la aparición de la enfermedad articular.
  • Profilaxis terciaria: Tratamiento periódico continuo iniciado después de la aparición de la enfermedad articular para evitar la progresión del daño.
  • Profilaxis intermitente (“periódica”): Tratamiento administrado para evitar hemorragias durante periodos cortos; por ejemplo, antes y después de una cirugía.

ADHERENCIA AL TRATAMIENTO

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la adherencia al tratamiento como el cumplimiento del mismo, es decir toma la medicación de acuerdo con la dosificación y el programa prescrito. Pero además se considera la persistencia, que es tomar la medicación a lo largo del tiempo del tratamiento indicado. Según la Organización Mundial de la Salud, los porcentajes de falta de adherencia de cualquier tratamiento farmacológico varían entre 15% y 93%, con un porcentaje promedio calculado en 50%.

La adherencia al tratamiento es vital en la profilaxis, ya que el éxito depende de mantener los niveles de factor continuamente por arriba del nivel objetivo. Especialmente desde la infancia.